Novedades

  • Novedades
  • Notificaciones
Buscar
Busca entre cientas de máquinas tragamonedas, bonos y casinos en línea.

Búsquedas recientes

Borrar

Las notificaciones
no se cargaron

Recarga

No
tiene ninguna
notificación.

Recarga
Ver todo

Las notificaciones
no se cargaron

Recarga

No
tiene ninguna
notificación.

Recarga
Ver todo
Psicología del Juego | Comprender la motivación y la adicción

Comprendiendo la Psicología del Juego

Divertidos por definición, los juegos de azar desafortunadamente son capaz de causar comportamientos dañinos graves. Una paradoja en sí misma, la naturaleza del juego genera preguntas como ¿Por qué algunas personas disfrutan de los juegos de azar como una forma de entretenimiento mientras que otras no parecen ser capaces de dejar de jugar? o ¿Cómo se puede explicar el deseo de apostar y por qué no todos lo experimentan? Para responder a estas y muchas otras preguntas frecuentes relacionadas con los juegos de azar, analizaremos en profundidad la psicología del juego y la psicología de la adicción al juego.

¿Por qué la gente juega?

En esencia, los juegos de azar son un comportamiento paradójico, ya que la mayoría de nosotros sabemos que "la casa siempre gana". Tirar de la palanca de una máquina tragamonedas o hacer sus apuestas en la mesa de la ruleta, no importa; en todo momento, las probabilidades se calculan meticulosamente para asegurar que el casino obtenga ganancias. Entonces, ¿por qué la gente juega cuando es muy probable que perderán dinero?

Profundicemos en la psicología de los juegos de azar para ver qué impulsa a las personas a participar en los juegos de azar.

La sensación de incertidumbre

Si no hubiera una recompensa psicológica del juego, la industria de los casinos probablemente se extinguiría bastante rápido. No saber el resultado de un juego es el primer y el más importante aspecto de los juegos de azar. Nuestros cerebros están programados para encontrar emoción en actividades donde el resultado final no se puede predecir. Y si se incluye alguna recompensa potencial, el cerebro ya está saltando de alegría, ¡pidiendo más!

Escapismo

Seamos sinceros: visitar un casino puede servir como un escape, aunque breve, de nuestra vida cotidiana. El ambiente deslumbrante que encontramos en los casinos estimula todo tipo de sentidos, incluyendo la vista y el oído, haciendo que las personas se sientan como si estuvieran en un otro mundo más emocionante, lleno de posibles recompensas. Entonces, ¿quién no querría visitar un lugar así de vez en cuando y dejarse llevar?

Socializar

El juego está ampliamente aceptado como una forma de socialización, una actividad en la que participa la mayor parte de la población, ya sea de manera casual o excesiva. Muchos jóvenes están familiarizados con los juegos de azar por sus padres o amigos, por ejemplo, aprendiendo a jugar a las cartas. Ya sea bingo o póquer, los juegos de azar pueden ser una forma divertida de pasar tiempo con amigos o incluso conocer gente nueva.

Ganancia financiera

Naturalmente, algunas personas están en esto solo por el dinero. Algunos de ellos son profesionales, participan en grandes torneos y ganan sumas de dinero indescriptibles, mientras que otros juegan para obtener ingresos adicionales. Participar en juegos de habilidades como el póquer puede ser lucrativo, siempre que haya dominado la habilidad. Sin embargo, jugar juegos de azar solo por ganar no debe fomentarse, ya que estos juegos son aleatorios en su esencia y siempre existe la posibilidad de que pierda más de lo que gane.

¿Por qué los juegos de azar son adictivos?

Está perfectamente bien disfrutar de un juego de azar de vez en cuando. El aspecto de riesgo versus recompensa proporciona una ráfaga de emoción incluso si no gana todas las veces. Es la básica psicología del juego. Sin embargo, como es el caso de diversas sustancias o experiencias que nos hacen sentir bien, como beber alcohol, ir de compras o comer, tomar demasiado puede significar un cambio de una fuente de placer ocasional a una dependencia mental.

Comprendiendo la psicología del juego, el juego y el cerebro humano

Juegos de azar y el cerebro

Para comprender la psicología de la adicción al juego, es útil comprender cómo funciona el cerebro cuando participamos en actividades divertidas. Lo que se llama el sistema de recompensa del cerebro es particularmente interesante de observar cuando se habla de juegos de azar y la adicción que puede surgir de ellos.

El sistema de recompensa es una serie de circuitos que conectan diferentes regiones cerebrales, siendo los centros de placer y motivación los más relevantes. Cualquier experiencia gratificante, desde tener sexo hasta recibir un cumplido, hace que el cerebro active neurotransmisores que pueden deprimir o estimular las neuronas.

La dopamina es el neurotransmisor principal responsable de transmitir esta información. Cuando nuestro cerebro libera suficiente dopamina, tenemos la sensación de placer, de euforia y estamos, bueno, inclinados a participar en esa actividad nuevamente. Entonces, por ejemplo, cuando jugamos, los niveles de dopamina se vuelven excepcionalmente altos, y algunos estudios comparan esos niveles con los que se observan en personas que consumen drogas.

Cuando hacemos algo que produce placer en exceso, esto puede alterar drásticamente la forma en que nuestro cerebro transmite los mensajes entre las neuronas. En los apostadores que tienen predisposiciones psicológicas y/o genéticas, este tipo de comportamiento puede provocar adicción.

En pocas palabras: Cuando el cerebro está sobreestimulado, aumentará su mecanismo de defensa para reducir la eficiencia del sistema de recompensa. Y aquí es donde está el problema: Cuanto más apostamos, menos liberan nuestros cerebros, lo que nos obliga a aumentar la actividad en busca del "subidón".

¿Cuáles son las causas principales de la adicción al juego?

Para pintar una imagen más clara de la psicología de la adicción al juego, debemos observar las causas diferentes, que se cruzan o se superponen, que clasificamos aproximadamente en tres grupos:

  • Biológica
  • Psicológica
  • Ambiental

Causas Biológicas

Cada persona tiene una fisiología y una genética única, por lo que cada uno de nosotros es diferente en lo que respecta al grado en que disfrutamos los juegos de azar como entretenimiento. Para algunos, puede resultar demasiado tentador y, eventualmente, imposible de resistir. Nuestra capacidad para priorizar el pensamiento racional en lugar de ceder a los deseos impulsivos es una función del cerebro que varía mucho de una persona a otra. Aunque la química cerebral saludable nos motiva a repetir comportamientos que nos brindan placer, como comer o tener relaciones sexuales, también es responsable de la aparición de adicciones a las actividades placenteras.

Cuando se trata de causas biológicas de la adicción al juego, existen otros dos factores que pueden contribuir al desarrollo de un comportamiento dañino:

  • Edad - La adicción a los juegos de azar es más común entre las personas jóvenes y de mediana edad, y el juego en la vida temprana también puede aumentar el riesgo de desarrollar una adicción al juego.
  • Sexo - El juego compulsivo también es más común en los hombres que en las mujeres. Como regla general, las mujeres tienden a desarrollar adicción al juego más adelante en la vida, aunque los patrones de juego tanto en hombres como en mujeres son bastante similares.

Causas psicológicas

Incluso cuando la repetición de actividades inicialmente placenteras se vuelve dañina, algunas personas parecen seguir realizándolas. Esto se debe a la anticipación de los beneficios derivados de la adicción, a pesar de que los efectos adversos son más frecuentes.

Estos beneficios pueden incluir:

  • Reducción de estrés
  • Alivio del aburrimiento
  • Sentimientos placenteros
  • Hacer frente a situaciones o sentimientos no deseados
  • El mero beneficio de evitar los síntomas de abstinencia

Las personas con pocas habilidades de afrontamiento en general son más vulnerables a desarrollar cualquier adicción, juegos de azar incluidos. Por lo tanto, trabajar en la adquisición de habilidades de afrontamiento positivas es fundamental para el tratamiento de la adicción o su prevención.

Además, una serie de trastornos psicológicos, como la depresión y la ansiedad, suelen ir acompañados con la adicción. En el caso de los juegos de azar, las personas pueden recurrir a ellos para eliminar los síntomas de estos trastornos.

Causas ambientales

Las causas socioculturales se refieren a valores y creencias que guían el comportamiento de una persona y sus interacciones sociales. Por ejemplo, los casinos a menudo intentan ofrecer una atmósfera social emocionante, donde los jugadores interactúan y se apoyan unos a otros. La aceptación cultural de los juegos de azar también influye y obliga a las personas a considerarlas como una actividad normal e incluso deseable.

Finalmente, la familia es otro factor decisivo. Por ejemplo, un niño puede aprender a participar en juegos de azar como pasatiempo o para aliviar la tensión. A la larga, este tipo de comportamiento, cuando se combina con otros factores, puede resultar en una adicción.

¿Qué es el juego compulsivo?

El juego compulsivo se refiere al impulso incontrolable de seguir jugando a pesar de los muchos efectos adversos y el costo que esto tiene en la vida de una persona. Aunque muchas personas disfrutan del juego como una actividad divertida, para una minoría de personas, los juegos de azar pueden convertirse en un hábito que no pueden controlar.

El juego patológico es un diagnóstico psiquiátrico reconocido que se encuentra en aproximadamente 1% de la población. Es una condición mental grave que puede llevar a comportamientos y consecuencias negativas y afectar a otras personas en la vida del jugador con el problema.

Comprender la psicología de la adicción al juego y pasar por el tratamiento del juego patológico no es una tarea fácil. Sin embargo, existen numerosos ejemplos prometedores de personas que han logrado superar el juego compulsivo mediante un tratamiento profesional.

Para comprender mejor este problema, consulte nuestra guía detallada sobre la adicción al juego y cómo detectarla y tratarla desde el principio.

¿Existe una Personalidad de jugador compulsivo?

La psicología del juego nos dio una idea más profunda de lo que impulsa a las personas a apostar, pero la fisiología del cerebro puede ayudarnos a comprender este problema aún mejor.

Aunque no existe una definición específica de personalidad de jugador compulsivo, la investigación científica ha revelado que los jugadores problemáticos comparten predisposiciones genéticas con los adictos a las drogas, como comportamientos de búsqueda de recompensa o impulsividad.

Estas son las dos principales características fisiológicas que comparten estos dos grupos:

  • Sistema de recompensa del cerebro hipoactivo
  • Menor actividad en la corteza prefrontal

El sistema de recompensa del cerebro hipoactivo se refiere a la capacidad de experimentar el nivel de placer de una persona promedio. Las personas cuyo sistema de recompensa del cerebro es menos activo tienden a sentirse atraídas por actividades que estimulan en exceso las vías de recompensa del cerebro.

Por otro lado, la corteza prefrontal es una región del cerebro que se encarga de tomar decisiones, control cognitivo y de impulsos. Las investigaciones han demostrado que las personas que juegan compulsivamente, de manera similar a los adictos a las drogas, tienen menos activación en esta área del cerebro en comparación con la persona promedio.

¿Cuáles son las principales señales de alarma?

Al igual que con cualquier otra adicción, las señales de advertencia de un comportamiento dañino en desarrollo se pueden detectar relativamente temprano, ya sea por la persona en cuestión o por sus amigos y familiares.

Para ilustrar por lo que está pasando la persona en riesgo de desarrollar juego compulsivo, clasificaremos los primeros signos en dos grupos.

Comprendiendo la psicología del juego, señales de advertencia de juegos deazar

Signos financieros

Estos son algunos de los signos financieros más comunes de que una persona podría estar desarrollando una adicción:

  • Falta de dinero (por ejemplo, de billeteras, alcancías o cuentas bancarias)
  • Objetos (valiosos) que faltan en la casa
  • Estar frecuentemente sin dinero a pesar de ganar un salario
  • Pedir dinero prestado con más frecuencia de lo habitual
  • Debiendo dinero a varias personas al mismo tiempo
  • Ocultar registros financieros o recibos de sueldo
  • Incumplimiento de pago de facturas
  • Escasez de alimentos en casa

Signos de comportamiento

Aparte de estos síntomas más comunes, la persona en cuestión también puede exhibir otros signos de comportamiento:

  • Volverse apartado de amigos y familiares
  • Estar preocupado o inquieto sin razón aparente
  • Llegar tarde al trabajo, al colegio, etc.
  • Descuidar las responsabilidades
  • Hablar de sentirse deprimido, frustrado o tener pensamientos suicidas
  • Cambios en los patrones sexuales, de sueño o de alimentación

Si usted o alguien cercano a usted muestra una de las señales de advertencia, considere buscar tratamiento, ya que la adicción al juego puede tratarse con más éxito si se detecta temprano.

Cómo desarrollar hábitos de juego saludables

Sabemos que los juegos de azar pueden ser una forma divertida de pasar tiempo con amigos (¡o solo si quiere relajar cuando nadie está mirando!). Sin embargo, hay una línea entre divertirse y tener un problema, y el paso crucial para no cruzar esa línea es desarrollar hábitos de juego saludables que mantendrán las cosas en el lado divertido.

Aquí hay algunos consejos sobre cómo convertirse en un jugador inteligente y responsable:

No apueste cuando se encuentre bajo estrés

Es la simple psicología del juego: si tiene dificultades, ya sean emocionales o financieras, no juegue. Los juegos de azar pueden proporcionar un breve alivio del estrés, pero no son una solución a largo plazo. En realidad, solo pueden empeorar la situación a medida que usted se sumerja más en los problemas financieros.

No haga del juego su único pasatiempo

Lo crea o no, las adicciones a veces se desarrollan simplemente porque tenemos demasiado tiempo libre. Por lo tanto, es esencial que encuentre otras actividades placenteras en las que dedicar tiempo. Puede ser una actividad artística (tomar clases de fotografía o cerámica, por ejemplo), deportes, aprender un nuevo idioma, leer, jardinería, etc. De hecho, cualquier cosa que no implique apuestas.

Distribuya sus apuestas

Una vez que haya establecido un presupuesto, debería aprender a utilizarlo. Por ejemplo, si su presupuesto es de 100 $ por sesión, no tendrá sentido hacer apuestas de 10 $. En cambio, sus apuestas deben ser más pequeñas para que no gaste todo en un par de rondas y se entretenga por más tiempo.

No pida dinero prestado para juegos de azar

Absténgase de pedir dinero prestado a sus amigos y familiares que gastará en juegos de azar. Apostar con el dinero de otras personas es un hábito desagradable que fácilmente puede resultar en adicción. En lugar de eso, manténgase en su presupuesto y aprenda a controlar su dinero y sus acciones.

Controla sus emociones

Para ser un jugador ocasional y divertirse apostando, debe aprender a controlar sus emociones. Mantener un control estricto sobre sus emociones es esencial, ya que lo ayudará a abstenerse de tomar decisiones precipitadas y errores costosos. También le ayudará a administrar sus fondos de una forma más eficaz. Si en algún momento no está seguro de si el juego se le está yendo de las manos, lo más inteligente es alejarse del juego y tomarse un momento para calmarse.

Mantenga un registro de sus ganancias/pérdidas

Depende de usted si utilizará un diario probado y comprobado o una aplicación de software, pero asegúrese de realizar un seguimiento de sus resultados. Esto le ayudará a saber si es eficaz en el uso de su presupuesto y cuál es su posición en todo momento. Además, realizar un seguimiento tanto de las ganancias como de las pérdidas le permitirá detectar patrones en su comportamiento de juego y decidir si desea hacer algunos cambios.

Busque ayuda

Finalmente, si siente que está perdiendo el control, busque ayuda. Su familia, amigos y un especialista en salud mental deben estar al tanto para que pueda obtener todo el apoyo que necesite. Recuerde, la adicción al juego puede tratarse y no significa que sea una mala persona si tiene problemas para controlar su juego.